Acabas de comprar una casa, una vivienda de segunda mano que necesita algunas reparaciones pero que está en una de las mejores zonas de la ciudad y que te encanta por que cuando sales a la calle lo primero que ves es un parque enorme en el que corren los niños y juegan con sus perros. Un lugar en el que por las tardes ves pasera a los matrimonios de personas mayores cogidos de la mano y te resulta enternecedor.

Te pones a hacer las pequeñas reparaciones que tienes que hacer y justo cuando estas taladrando para poner una estantería, pinchas una tubería y se te inunda media casa. Para tu completa desgracia todavía no has sacado el seguro de la vivienda por lo que tienes que hacerte cargo de los gasto de la reparación que ya estás viendo van a ser enormes ya que tendrá que ir un albañil, un fontanero y un pintor. ¿De dónde vas a sacar el dinero si todo lo que tenias lo has invertido en la casa? Piensas en solicitar alguno de esos préstamos rápidos que ves anunciados en televisión. Nunca has tenido la necesidad de informarte pero ahora que lo vas a necesitar piensas en llamar a Cofidis para solucionar los problemas de un plumazo.

Te resulta muy sencillo solicitar el préstamo y en menos que canta un gallo lo tienes a tu disposición en tu cuenta, así que llamas a una agencia de las de multiservicio para que se encarguen de arreglar el desastre que has formado, como te hacen un presupuesto bastante cómodo, les pides que terminen de hacer las reparaciones que tienes que llevar a cabo como cambiar los grifos de los baños y la cocina, terminar de montar las estanterías y arreglar algunas persianas que ni suben ni baja. Gracias al crédito rápido vas a tener suficiente dinero para arreglar todo y te va a quedar para asegurar la vivienda por un año, que de haberlo hecho el primer día no te habrías encontrado en esta situación, pero bueno a lo hecho pecho como se suele decir y a seguir para adelante que todavía te quedan muchas cosas que hacer y que comprar para poder mudarte definitivamente a tu nueva casa y poder disfrutar de las ventajas que tiene vivir en el centro y tan cerca de una gran zona verde, que además de purificar el aire, te hará sentir mejor.