El sistema de distribucion del coche

Las correas de distribución suelen ser confundidas con otras bandas que van ubicadas fuera del motor, pero en realidad hay diferencias entre ellas. Sin embargo, aunque son distintas, su función es la misma, que es mantener el cigüeñal y el árbol de levas coordinados, esto hace posible que puedan abrir y cerrar las válvulas sin que los pistones sean golpeados.

Entre la correa y la cadena, esta última fue la primera en inventarse, suelen ser de acero o de alguna aleación, está compuesta por eslabones robustos, gracias a su grosor y material, además se acoplan con los piñones dentados, aumentando su resistencia. Mucho después vino la aparición de las correas, que, al contrario de la cadena, está hecha de bandas de nylon, goma y caucho, manteniendo siempre este mismo orden; por dentro van estriadas para que se puedan acoplar de las poleas.

Sus diferencias

Un vehículo solo necesita de una de ellas dos, y, por supuesto, cada tipo tiene sus ventajas y desventajas. Ambos cumplen bien con el trabajo, ello no se ve afectado por sus diferencias, sin embargo, en cuanto a mantenimiento, las cadenas son mucho más cómodas debido a que precisamente no necesitan de mantenimiento alguno, además, son casi nulas las probabilidades de que se rompa.

Esto lo convierte en la preferida, debido a que libera al coche de una de las averías más graves y caras que puede sufrir el motor, incluso pueden dejarse sin cambiar durante años. No obstante, no todo es dicha, suelen ser tan ruidosas que, aun en un motor insonorizado, se le puede escuchar en funcionamiento. Otro problema es que llegan las holguras y se desgastan más rápido los tensores.

Por su parte, las correas hacen menos ruido por el tipo de material del que están elaboradas, lo que también las hace más económicas. A diferencia de la anterior, ella debe ser sustituida alrededor de 60.000 0 130.000 Km, pueden envejecerse o romperse. A pesar de todo, varios fabricantes están regresando cada vez más a la cadena por la durabilidad y fortaleza que tienen, y a esto se le suma que ahora el aislamiento del ruido en los coches, es más efectivo que antes.

Las averías que pueden surgir a causa de un mal funcionamiento de cualquiera de las dos pueden llegar a ser costosas. Usando piezas de desguace se puede amortizar un poco más el impacto que produce en el presupuesto. En Internet es factible ubicarlos rápidamente por medio de un directorio, entre en  http://www.telefonosdedesguaces.es/ y podrá seleccionar el que mejor cubra sus requerimientos sin necesidad de salir de casa.